Nuestros niños, los que heredarán nuestro legado… ¿Qué les vamos a enseñar?


En Febrero y Marzo pasado, Tsomanotik acogió dos grupos de la escuela Pequeño Sol, localizada en San Cristóbal de las Casas, Chiapas. El Pequeño Sol tiene una dinámica educativa particular con la filosofía siguiente “Educación en y para la vida” y mezclar la teoría y la práctica como principio pedagógico. De esta manera Tsomanotik está cerca de la voluntad del Pequeño Sol no solo en lo que concierne la educación sino también en el objetivo de sustentabilidad.

La escuela ha fijado objetivos por las estadías de este tipo: “Ofrecer un espacio y un tiempo para aplicar las habilidades y actitudes aprendidas, para reconocer la realidad social y cultural de nuestro entorno, para celebrar la convivencia y la recreación  y  para consolidar la autonomía grupal e individual, involucrando al grupo en su diseño y preparación, desarrollo  y evaluación,  integrando el aprendizaje y experiencias multi e interdisciplinarias.”

Así los dos grupos tuvieron estadías específicas con varias actividades y aprendizajes.

Para el primer grupo (primero de secundaria), la estadía de 3 días se compuso de un recorrido por Tsomanotik durante la mañana y una tarde más práctica con un taller de realización de un Bocashi. El Bocashi es una técnica japonesa con permita de tener un compost listo en 20 días, este abono se compone de panela y agua, levadura o leche, estiércol (vacas, cabras, cabellos), materiales secos y verdes, tierra y ceniza. Al final del día l@s niñ@s jugaron a una lotería solidaria para introducir conceptos de sustentabilidad (agroecología, consumo responsable, comercio justo). Durante el segundo día siguieron con la práctica con la cosecha de semillas y la siembra de nuevas camas en el huerto orgánico. ¿La meta? Sensibilizarlos a la necesidad de tener sus propias semillas, conocer la variedad existente y también la importancia de las asociaciones y rotaciones de los cultivos. Luego el grupo fue al Ojo de Agua para plantear el tema de los recursos naturales, y también descubrieron el Trapiche de Jaime con el proceso de la caña. El último día el grupo aprendió sobre el café en la cooperativa de Tziscao en el Sur de Chiapas.

Para el segundo grupo, l@s niñ@s (tercero) descubrieron el cultivo de caña de Kachani, el huerto que apoya al proyecto solidario de Tsomanotik, así como el proceso con el Trapiche ¡y sobre todo la degustación! En la tarde hicieron el recorrido por Tsomanotik con un enfoque lúdico. Al día siguiente l@s alum@s fueron al Ojo del Agua para participar a varias dinámicas sobre el tema de los recursos naturales y la necesidad de cuidarlos.

Tsomanotik : es un lugar perfecto para observar teórica y prácticamente una vida sustentable.”

L@s alum@s fueron muy dinámicos y voluntarios, con un espíritu crítico y una cultura general  considerable. Un encuentro muy enriquecedor tanto para el equipo de Tsomanotik como para l@s alum@s y profesor@s del Pequeño Sol. ¡Ahora tienen nuevas semillas por sembrar!

¡Gracias, Pequeño Sol! Las puertas de Tsomanotik siempre abiertas

You may also like

LEAVE A COMMENT